jueves, 16 de agosto de 2007

sin existir todavía..


Me revisé en papeles pasados, en dibujos de otras vidas añejas que a ratos recuerdo. Siempre intenté ser yo, que mis cosas tuvieran mis rasgos, mi pelo, la forma de mi boca. Nunca, a pesar de los intentos fui la misma línea trazada de otras veces, jamás la forma fue idéntica, ni el color, ni los ojos. Pero bajo el lápiz, a pesar del cambio, siempre estuve yo, o una parte de mí, lo sentía. Hoy sólo guardo esas partes de mí en cajas debajo de mi cama, no con la intención de olvidarme, sino queriendo resurgir pronto, intentando nacer, queriendo ser un color nuevo, despegarme de las celdas que aprisionan mis pasos, intentando ser yo, auténtica y completa.

"No eran buenas esas épocas, malos eran esos aires.."

2 comentarios:

Paulina Canepa dijo...

los recuerdos al fin y al cabo, siempre serán eso, recuerdos. Me carga tenerlos, me carga acordarme, odio eso.Pero nada se puede hacer. Así es la cosa.

palabrasdeplástico dijo...

esas cajitas abajo de la cama,
todos tenemos.
algunos tienen unas peueñas, en cambio otros tienen cajones rebalsados por partes de sí.