martes, 24 de julio de 2007

Otra vez, lo mismo de siempre.


Siento una presión en el pecho, una presión dulce, que duele un poco agradablemente. Estas en cada pedazo de mundo que tomo con las manos, que muerdo con los dientes, que beso con la boca. El tiempo no me apura a nada, y yo tampoco quiero apurarme a alcanzar algo que todavía no es mío completamente, pero se me enfrían las manos, se me cae el pelo, me pongo sorda. Se quema el mundo de a poco, casi ni se nota, lo huelo desde lejos, y pienso si será mejor vivir y morir antes de que se destruya todo. La superficie no importa, la epidermis al tacto se hace adictiva, pero no importa. No quiero congelarme por dentro. No te vayas, no te mueras antes. ¿No lo puedes ver? Yo sé que sí, no tengas miedo, no dejaré de sentir la música. Una sola nota y te hago mío en mundos paralelos, en vías lacteas y constelaciones de estrellas muertas, donde tú eres una letra, y eres el sol, y también un ojo gigante que pestañea en mi mejilla, y yo sólo río, y miro por la ventana, y tú preguntas, ¿En qué piensas? Y aunque yo siempre conteste, "Estoy pensando en nada" sabes bien que pienso en tí.

1 comentario:

secreta presencia dijo...

cami.
gracias por todo
pero enserio.. por todo..
te quiero mas que ayer y menos que mañana