lunes, 23 de abril de 2007

Las vueltas raras


Todos los días mucha gente transita por aquí. Es que es el centro de su mundo, el que esta justo en medio. Camino rápido, no puedo controlar mi andar, ellos me obligan, me llevan. Una señora se apoya en su palo de bambú, hace gala orgullosa de su traje de terciopelo apolillado que tenía puesto el día que se enamoró. Quisiera sentir lo mismo. Pierdo mi mente, me miran extraño, no me disculparé por existir. Caminos en todas direcciones, asensores suber y bajan por una cueva de escaleras. Las pisadas se extinguen en el pavimento, y vienen nuevas, y más, y muchas más! Una anciana baila en la calle al rito de sus maracas que agita sin cesar, acompañada por la música de la tienda de discos. Yo me detengo en un interminable suspiro, y los humos completos pasan de mi boca, a mis pulmones, y luego a mi cerebro. "en alguna de las vueltas del mundo, espero poder encontrarte otra vez.." Me dijo aquél hombre de la boca rara, que intentó besarme en pleno paseo ahumada.




He is sweet, but i don't want to fall in love...

1 comentario:

La Nada dijo...

las vueltas raras... nuestra historia por ejemplo, tu estabas lista para odiarme :D

caitooos! tengo un blog! visítame...

el otro día se me ocurrio una idea mega bakan...
pero no te la quiero decir por msn, ni blog, ni fotolog... así que... obligada a ir el fds :D

te amo culia :D