sábado, 13 de octubre de 2007

Un horror


Me moría por dentro, en una obscuridad insaciable.
Y con una mueca de dolor mudo
gesticulaba los sentimientos mas horrendos,
mientras las luces de los autos se reflejaban en mi pared
y como en una película autobiográfica
sentía que contaban mi vida
con sus pirotecnias fugaces
de pequeños destellos,
algunos vacíos,
y figuras incompletas
e incoherencias.

2 comentarios:

secreta presencia dijo...

cariño!
revisa tu mail ya?
te quiero mucho

La Nada dijo...

caos
tengo una necesidad de abrazarte y fumarnos unos humos
acariciar nuestras glorias
y pornografiar nuestras almas
hasta dejarlas tan ligeras que nos vayamos a las nubes que siempre nos entienden más

te amo!

declaración de amor continua!